Estado Libre Asociado de Puerto Rico
Gobierno Municipal de Mayagüez
Bellas Artes, Cultura y Turismo
Oficina de Turismo

5 de septiembre de 2002

Srta. Marisel García Palmer
Secretaria Municipal

Migdalia J. Rosado
Ayudante del Alcalde
Asuntos de Turismo
Proclama Actividad 11 de septiembre



El próximo miércoles se conmemora el primer aniversario del ataque terrorista acaecido el pasado 11 de septiembre de 2001.
 
Por iniciativa del Alcalde, Hon. José Guillermo Rodríguez, se ha coordinado una actividad la cual incluirá en su programa, la participación de grupos musicales, coros, solistas, presentación de “pantomima”, reflexiones y oración por las víctimas de dicho desastre, así como por los familiares de los mismos.  La actividad cuenta con la participación como “invitado especial” del cantante Roberto Orellana.
 
Durante esta noche, noche de alabanza y oración, esperamos contar con la participación de líderes religiosos de todas las denominaciones, líderes cívicos y la ciudadanía en general.
 
Durante dicha actividad se estará rindiendo homenaje a los cuerpos de seguridad de nuestra ciudad, tanto estatales como municipales a saber:  Bomberos, Policía Municipal, Policía Estatal, Manejo de Emergencias y Emergencias Médicas, reconociendo el extraordinario esfuerzo que realizan en beneficio del bienestar de nuestra ciudadanía.
 
La misma se lleva a cabo bajo el lema “GRACIAS A DIOS, UN AÑO DESPUÉS ESTAMOS EN PIE”.
 
Nuestra ciudad la cual se ha visto afectada por eventos catastróficos de gran magnitud, tales como:  incendios, terremotos, huracanes, puede dar fe de lo que significa estar de pie.
 
Uno de los objetivos de esta actividad es demostrar desde la ciudad de Mayagüez, nuestra solidaridad con la lucha contra el terrorismo y nuestra firme convicción de defender los postulados de la democracia, que procuran una solución para hacer realidad el anhelo que tenemos los seres humanos de que llegue el día cuando no haya más dolor, ni lágrimas ni sufrimiento; cuando se hayan acabado para siempre las injusticias, los abusos, la pobreza y el desamor.
 
El ataque terrorista del 11 de septiembre, considerado como el acto terrorista más grande de la historia de la humanidad, ocurrió cuando tres aviones secuestrados hicieron impacto en las torres gemelas del World Trade Center de la ciudad de Nueva York, símbolo de la prosperidad de la nación norteamericana, y el Pentágono de la ciudad de Washington, sede de la poderosa fuerza militar de los Estados Unidos, causando la muerte a los pasajeros que iban a bordo y a miles de personas que estaban en los edificios y alrededores.





Se estima que más de seis mil personas perecieron en aquel acto cobarde.
 
Ese día cambió la historia del mundo.  Dicho ataque conmovió a toda la nación y por ende al mundo entero.  En ese día el pueblo norteamericano renovó su espíritu de solidaridad.  En medio del desastre y el dolor, la nación se levantó como un solo hombre y con nobleza y determinación sus habitantes se mantuvieron unidos en ese momento de crisis.  Ese mismo espíritu de solidaridad surgió alrededor del mundo y muchas naciones se unieron al pueblo norteamericano en la lucha contra el terrorismo.
 
Fue admirable ver cómo en medio de la tragedia, la gente se volcó en las iglesias, creyentes y no creyentes, por igual buscando a Dios, participando en un espíritu de unidad.
 
Los actos de terrorismo político, al igual que los desastres naturales, casi siempre llegan sin aviso.  Las pérdidas personales pueden llegar a ser enormes, dejándote desvalido y sin ayuda.
 
En medio de toda esa devastación y pérdida, de una cosa podemos estar seguros:  de que Dios está con nosotros, cuidándonos y amándonos.  “Él es nuestro amparo y fortaleza.  Nuestro pronto auxilio en las tribulaciones”. (Salmo 46.1)


Foto: Roberto Orellana
Cantante
Fotos: SC Producers