Artículo de Prensa
24 de septiembre de 2002
Mayagüez, Puerto Rico
 
Mango News
Por:  René Suárez

Ciudad de Mayagüez rinde homenaje a Roberto Cole en la voz de Chucho Avellanet


El sábado, 21 de septiembre de 2002, la Ciudad de Mayagüez y la Administración Municipal de esta Ciudad, le rindió un merecido homenaje de recorda-ción a la obra musical de Roberto Cole Vázquez.

Este artista mayagüezano nació el 7 de septiembre de 1915 y falleció el 8 de marzo de 1983 en Houston, Texas.  El trabajo de Roberto Cole abarca desde su arte en la fotografía, el cual se desempeñó como Director del Departamento de Fotografía de la Compañía de Fomento Económico.  Su obra musical incluye composiciones de trascendencia histórica, entre las que se destacan: “Sigue tu camino”, “Mi loca fantasía”, “Romance del campesino”, “Olvídame”, “A Mayagüez”, y “Lamento del Campesino”.
 
Hoy, la Ciudad de Mayagüez, le rinde pleitesía a este gran compositor, con la música y la voz de otro gran cantante y querido mayagüezano, Chucho Avellanet.
 
El pueblo mayagüezano se desbordó para escuchar a este querendón mayagüezano. Tuvimos la oportunidad de conversar con don Rafael Bartolomey Aponte, de 77 años, ciudadano de Mayagüez y vecino de Dulces Labios, el cual nos narró con mucha emoción que siempre le ha gustado la música y es fanático de Chucho Avellanet.  Relató que siempre le gustaba la música y se iba con un grupo de amigos que se dedicaban a cantar. Dijo que cuando salía con estos amigos a llevar serenatas, de momento se encontraban con Chucho Avellanet llevando serenatas también con otro grupo.  Don Rafael recordó a los cantantes de antes y de los cuales le gustaba mucho su música, como por ejemplo, la de los cantantes cubanos; recuerda a Bienvenido Grandal, el cual explica que uno de los apodos, que le tienen, Grandal, es porque le encantaba su música. Don Rafael se sintió muy feliz disfrutando del Concierto ofrecido por Chucho Avellanet, donde interpretó las canciones del homenajeado, Roberto Cole, así como miles de mayagüezanos que se dieron cita allí.

Robert Hilton Cole – Conversamos con el hijo mayor del compositor Roberto Cole Vázquez.   Éste se expresó con mucho orgullo de su padre y dijo: “Todo lo que sea la expresión de la música de mi papá, sus composiciones y su inspiración me causa un placer inmenso porque siempre lo admiré mucho y hasta envidia le tenía porque yo no era tan buen músico como él, manifestó en forma jocosa; le tenía una admiración tan grande porque él fue un músico autodidáctico”.  Dijo que su papá vino a estudiar música formalmente después de haber cumplido los 50 años. Cada vez que escucha su música, especialmente en esta actividad donde Chucho cantó las canciones de su papá, se emociona mucho porque la mayor parte de estas canciones son mayagüezanas,  fueron inspiradas aquí en Mayagüez.  Como, por ejemplo, “Romance del Campesino” le recuerda mucho la finca de su abuelastro”, que era el padrastro de su papá, Juan Toro Santaliz; éste tenía una finca de café aquí en Mayagüez y su papá pasaba mucho tiempo en la finca.  Él era uno de los jíbaros de la finca que se pasaba cantando todo el tiempo, y todo lo que describe en esta canción, es de los momentos vividos en esta finca.  Menciona que otra de las canciones que cantó Chucho en esta actividad, “Siempre contigo”, “ya yo estoy decidido a casarme contigo...” hay un poco de licencia poética de parte del compositor porque en realidad ya él estaba casado y que él (Hilton) ya había nacido, estaba pequeño, y su papá alquiló una casita a la ribera del Río Yagüez en donde se inspiró en esta canción.  Hilton se emocionó mucho ante estos recuerdos. Dijo, con orgullo, que su papá se inspiraba casi en cualquier cosa.  Recordó, por ejemplo, la “Canción de la Serranía”, donde su papá venía de un baile en Cayey, por la “Piquiña” y cuando salió de allí, eran cerca de la cinco de la mañana, cuando él y el grupo con que  viajaba, pasaban por las montañas de Cayey. Todo lo que había allí era oscuridad a ambos lados, cuando de momento,  observó cómo se iban prendiendo unas lucecitas y es ahí donde comienza a inspirarse, vio como un resplandor saliendo, y dijo: ”ya se va a asomar el sol por detrás de la montaña y hay luz dentro de la cabaña del hombre trabajador...”, de ahí es que sale esta canción.

 
Explicó que aunque le encanta la música y se pagó sus estudios de ingeniería en el COLEGIO de Mayagüez, tocando en la banda militar y además tocando en la Orquesta de Conciertos del COLEGIO, no hubo tiempo después para seguir en eso por su trabajo y confesó que no tiene la vena de su papá.
 
Siguió narrando que su papá tenía facilidad para tocar varios instrumentos. Señaló que el bajo era su instrumento principal, pero que también tocaba el piano, y que era excepcional en la guitarra, pero que también era fantástico en el cuatro. Mencionó que su papá, además de ser un excelente compositor y músico, fue muy bueno en la fotografía. 
 
Terminó diciéndole al pueblo de Mayagüez, muy orgulloso de su padre, que esta Ciudad goza de la dicha de haber tenido un compositor del calibre de su papá como hijo mayagüezano, y ése es Roberto Cole Vázquez.
 
Chucho Avellanet – Mayagüezano y cantante muy querido, no sólo aquí en Mayagüez sino también en toda la Isla, se expresó, con mucha humildad y dijo sentirse muy honrado de haber sido invitado para interpretar las canciones de este gran compositor y músico, Roberto Cole. Chucho opinó que de Mayagüez han salido grandes artistas y excelentes cantantes. Comentó que hay varias personas, que pudieron haber hecho esto, entre ellas, Panchito Minguela, Santitos Colón y él, por mencionar a tres mayagüezanos.  Nos comentó Chucho que a él le hubiese gustado compartir tarima muchas de las canciones de Roberto Cole con Panchito Minguela, pero que lamentablemente éste se encuentra un poco delicado de salud.  No obstante, Chucho, dijo sentirse sumamente honrado de que se le escogiera como único cantante para interpretar las canciones de este ilustre compositor mayagüezano.
 
Chucho dijo que desconocía que todas las canciones que cantó esa noche eran de Roberto Cole. Narró que una noche se fue para la casa del hijo de éste, Hilton, a buscar música, y que canciones como, por ejemplo, “La Casita”, “Porque se pinta el pelo”, entre otras, no sabía que eran de Roberto Cole, y las cantó esa noche del homenaje.  Confesó sentirse bien contento de saber que eran de él, ya que las había escuchado antes, y que, como mayagüezano, se sintió bien honrado de poderlas interpretar y porque está relacionado con la familia Cole, como Nene Cole, con el que compartía llevando serenatas y parrandas.
 
Chucho contó que conoció a Roberto Cole cuando éste ya vivía en San Juan; era vecino de su tía y que varias veces estuvo en su casa.  Le regaló algunos arreglos, como por ejemplo, la última canción que cantó en la actividad, “No, no quiero”, que se la dedicó a él cuando se estaba divorciando de Lizzette.
 
Le preguntamos a Chucho sobre sus actividades y planes más recientes y nos dijo que, tiene un interés muy grande de traer a Mayagüez próximamente el Concierto que presentó en Bellas Artes y que los más importante que tiene en este momento es “Siempre Chucho”, su nuevo disco, que saldrá próximamente.  Además, continúa con su programa de televisión, en WIPR, Canal 6.  Nos despedimos de este gran mayagüezano deseándole siempre el mayor de los éxitos. Ésta excelente voz, que pasa de una década y entra otra, con una garganta tan clara y melodiosa como cuando comenzó.   Siempre, con unos admiradores que lo siguen con el mismo amor y entusiasmo, como lo es el caso de don Rafael Bartolomey Aponte, de 77 años.